Hablar del Véneto es hablar de Venecia, claramente la capital regional es la ciudad más conocida y admirada en todo el mundo. Tanto su centro histórico como la Laguna son Patrimonio de la Humanidad.

La Serenissima es una ciudad de luz. Para apreciar su arquitectura es necesario verla en diferentes momentos del día y experimentar todos los matices que ofrece. Observar los detalles de los edificios desde diferentes puntos de vista y tener en mente que es un lugar diferente a cualquier otro.  

Venecia es la más seductora visualmente de todas las ciudades del mundo, caminar por sus calles y navegar por sus canales es una de las experiencias más sublimes que uno puede tener. Realmente se siente; más que en cualquier otro sitio; como un lugar hecho para mirar y en mi opinión personal, la ciudad más hermosa del mundo.

Sin embargo, no debemos olvidar que también existen otros sitios, ciudades y lugares imponentes, que al igual que Venecia muchos de ellos son Patrimonio de la Humanidad, frecuentados por turistas que los recorren para conocer su rico pasado histórico y cultural.

A continuación, dejamos algunas recomendaciones de las demás provincias para todos aquellos que estén planificando un viaje por el norte italiano:

Ciudad de Verona, declarada Patrimonio de la Humanidad por Unesco, su casco histórico tiene edificios, puentes y otros monumentos bien conservados y dignos de ser fotografiados. La historia de amor más famosa del mundo está ambientada en este romántico lugar. Se puede visitar la casa de Julieta en el centro histórico.

También son Patrimonio de la Humanidad los asentamientos de viviendas prehistóricas sobre pilares de madera (Sitios palafíticos prehistóricos) en los municipios de Peschiera del Garda y Cerea.

A unos 50 kms al norte de Verona se encuentra el Santuario Madonna della Corona, un lugar enclavado y tallado en el corazón de las rocas del monte Baldo. El camino de montaña escarpado te llevará desde la localidad de Brentino Belluno hasta el Santuario, un recorrido bellísimo!! No lejos de allí, también está el Lago di Garda, el mayor lago de Italia y uno de los más famosos, donde podemos visitar Bardolino, Peschiera del Garda o el parque temático Gardaland, entre otras hermosas localidades.

Vicenza, se la conoce como la ciudad de Andrea Palladio (si bien nació en Padova) pues el referido arquitecto realizó muchas de sus obras aquí. Tanto la ciudad como las Villas Palladianas están declaradas Patrimonio de la Humanidad y son, junto a las basílicas, plazas y palacios, un excelente lugar para ver.

Bassano del Grappa se encuentra a unos 30 kms al norte, perfecta para visitar en un día, tiene un hermoso puente cubierto de madera sobre el río Brenta. Además es famosa por las destilerías de grappa.

Padova, con su plaza elíptica de 90.000 metros cuadrados, la más grande de Italia, acoge una de las universidades más antiguas del mundo y de las más importantes del país. Para tener una idea, Galileo Galilei impartía clases aquí. 

Pero el edificio que se lleva todas las miradas es la Basílica de San Antonio, una imponente estructura del siglo XIII que se encuentra entre las más grandes jamás construidas.

Como dato curioso, pese a su monumentalidad, no es la catedral de la ciudad. Algo similar a lo que sucede en Roma con las Basílicas de San Pedro y San Juan de Letrán.

El Jardín Botánico de Padua fue fundado en el año 1545 y es el más antiguo del mundo, siendo el origen de todos los jardines botánicos existentes. En 1997 se declaró Patrimonio de la Humanidad.

También fueron declarados Patrimonio de la Humanidad los sitios de frescos del siglo XlV (Padova Urbs Picta) que se encuentran conservados en ocho conjuntos de edificios religiosos. Entre ellos figuran los frescos de Giotto de la Capilla de los Scrovegni.

En Rovigo, la ciudad de las rosas, se puede visitar el Duomo di Santo Stefano, la Iglesia de la Beata Virgen del Socorro conocida como “La Rotonda” y varios edificios religiosos como iglesias, monasterios y oratorios. Además, su centro histórico tiene muchos palacios, calles y plazas medievales que invitan a perderse sin rumbo definido.

Belluno y las Dolomitas. Sólo basta googlear el nombre para ver la belleza de estos valles montañosos que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad hace unos años y no es para menos!

Gran parte de esta cadena rocosa se encuentra en el Véneto en la provincia de Belluno y es una parada obligada cuando se visita nuestra región. 

La montaña más alta se llama Marmolada y supera los 3.000 metros, se puede tomar un teleférico y dejarse maravillar por las vistas del único glaciar de las Dolomitas.

A unos 50 kms en coche al noreste se recomienda visitar Cortina d’Ampezzo, la perla de las Dolomitas. Es una ciudad con una belleza extrema, muy conocida a nivel mundial por grandes esquiadores y alpinistas.

Treviso. Lo mejor es perderse en las calles y dejarse llevar por sus canales al estilo Venecia pero sin esa muchedumbre de turistas. Podemos visitar La Plaza de los Señores, el Duomo y recorrer Via Calmaggiore. 

Una visita indispensable se encuentra a unos 35 kms al norte de la ciudad. Las colinas del Prosecco de Conegliano y Valdobbiadene fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en el 2019. Es una excelente opción para hacer enoturismo y conocer alguna bodega de la zona.