Si consideramos a la gastronomía como un idioma común, podemos decir que en todo el mundo se habla italiano. No hay cocina más aceptada y buscada que la originaria del país transalpino. Se puede comer Pasta, Pizza o Helado en cualquier rincón del planeta.

El Véneto es la región de origen de la Grappa, los cócteles Aperol-Spritz y Bellini y varios vinos como el Prosecco, Valpolicella, Bardolino, Gambellara o el Soave. Además aquí se desarrolló el tipo de pan llamado Ciabatta. Como recomendación típica podemos sugerir el Rasentin, una forma diferente de tomar el espresso. Más abajo hay un video de la bodega Poli que lo explica.

También de esta zona es el Prosciutto Veneto Berico-Euganeo, el Risotto, la Polenta, los Ñoquis, el Tiramisú, el Carpaccio, la Pastafrola, el Queso Asiago y el Pandoro.

En el Véneto nació la tradición de comer ñoquis los días 29. En el siglo III, San Pantaleón (mártir cristiano de los enfermos) predicaba y practicaba curaciones. Así, un 29 de julio, una familia de pescadores lo invitó a comer y le sirvió gnocchi (ñoquis), un plato tradicional de esta región.

En agradecimiento por la invitación, Pantaleón les auguró que en los próximos meses mejorarían la pesca y que tendrían cosechas excelentes. Además, cuando los pescadores levantaron el plato en el que había comido, se encontraron con algunas monedas de oro. Desde ese día, en una gran cantidad de rincones del mundo, se replica esta costumbre de comer ñoquis el día 29 y colocar dinero debajo del plato para atraer la fortuna.

Rasentin