Si consideramos a la gastronomía como un idioma común, podemos decir que en todo el mundo se habla italiano. No hay cocina más aceptada y buscada que la originaria del país transalpino. Se puede comer pasta, pizza o helado en cualquier rincón del planeta.

El Véneto es la región de origen de la Grappa, los tragos Aperol-Spritz y Bellini y varios vinos como el Prosecco, Valpolicella, Gambellara o el Soave. Como recomendación típica podemos sugerir el Rasentin, una forma diferente de tomar el espresso. Más abajo hay un video de la bodega Poli que lo explica.

También de esta zona es el risotto, la polenta, los ñoquis, el tiramisú, el carpaccio, el queso asiago y el Pandoro.